arabesque

 ASOCIACIÓN CULTURAL AMIGOS DE LA DANZA TERPSÍCORE

Para el estudio y la divulgación del Arte de danzar


arabesque
Facebook

English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Facebook

¡ES TIEMPO DE HACER, NO DE DEJAR HACER!

Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore

Para el estudio y la divulgación del Arte de danzar.

Para lograr que la danza, como gran arte que es, obtenga en España el reconocimiento social que merece.

Para fomentar y consolidar una gran afición de danza en nuestro país. ¡Con compañías prestigiosas de danza!

Para que los artífices de la danza, los bailarines, sean los verdaderos protagonistas del arte que cultivan.

Para impulsar la colaboración entre aficionados y los artífices de la danza.

Si estas de acuerdo con estos objetivos, te invitamos a participar en nuestra asociación, entre muchos, seguramente será más fácil lograrlos.






UN DÍA DE DANZA

Con motivo del día de la danza del 2009, nuestra Asociación publicó: una Carta abierta a la sociedad española, reclamando a los poderes públicos, partidos políticos, sindicatos, asociaciones culturales y sociedad civil, una acción concertada y urgente para frenar su desmoronamiento y tratar de impulsarla al nivel que, por nuestra tradición y la calidad de sus artífices, merece.
Desgraciadamente, las reivindicaciones descritas en dicha carta siguen vigentes o incluso si se lograran llegarían dramáticamente tarde para muchos artífices de la danza. Nuestro análisis de entonces sigue vigente, nuestro compromiso también.



Primera sentencia sobre los bailarines despedidos por Teatres de la Generalitat Valenciana




Manifiesto de los Bailarines despedidos injustamente por la dirección de Teatres de la Generalitat Valenciana

Valencia 12 de junio de 2012.

El 31 de diciembre de 2011, nueve bailarines, de los quince que formábamos el conjunto artístico del Ballet de Teatres de la Generalitat Valenciana, dirigido por Doña Inmaculada Gil-Lázaro, fuimos despedidos por reivindicar unas mínimas condiciones laborales.

Dicha reivindicación fue asumida y presentada por todos los bailarines, lo hicimos sin recurrir a la huelga ni bajar nuestro rendimiento sino estrictamente acogiéndonos a nuestros derechos, exponiendo nuestras peticiones al Comité de Empresa de TGV quien redactó un documento plasmándolas. Sin embargo, seis de los bailarines se retractaron poco después por escrito de las demandas, por lo que el resto de los nueve que completábamos la plantilla, que no fuimos partícipes de la retractación, fuimos fulminantemente despedidos a pesar de nuestra impecable formación y trayectoria artística.

En enero de 2012, decidimos interponer una demanda contra Teatres de la Generalitat Valenciana en la que pedíamos nuestro reingreso y aportamos todas las pruebas oportunas que demostraban que nuestro despido no fue por falta de rendimiento, como se pretendió por Teatres, sino por vulneración de nuestros derechos por parte de TGV.

El día 16 de mayo de 2012 se celebró el primero de los juicios por el despido de una de las bailarinas despedidas. El 8 de junio el Juzgado de lo Social de Valencia publicó la sentencia Nº 6540-12-01807 y que dice textualmente:
«Estimando la demanda interpuesta por L.H. contra Teatres de la Generalitat Valenciana, procede declarar la VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES de la parte actora declarando la NULIDAD del despido llevado a efecto en fecha 1-1-12 condenando a la demandada READMISION INMEDIATA del trabajador, con abono de salarios dejados de percibir, readmisión en términos expuestos en fundamentación jurídica».

Los bailarines injustamente despedidos por Teatres de la Generalitat Valenciana, hacemos público este comunicado agradeciendo la solidaridad manifestada por amigos y colectivos, entre los que destacamos especialmente a la Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore, cuyo apoyo total y constante ha sido un gran sustento moral durante los duros tiempos que hemos vivido.

Consideramos que la unión de los nueve bailarines es y será un gran paso para que la Danza y los bailarines sean justamente reconocidos por la sociedad y, especialmente, en su autoestima y dignidad profesional.

En consecuencia, aprovechamos este comunicado para desmentir la noticia publicada en el diario Las Provincias del 8 de junio de 2012, luego repetida en otros medios de comunicación, que faltando a la verdad de los hechos han manipulado el sentido de la sentencia reseñada.

Firmado por los nueve bailarines represaliados por la dirección de BTGV.

LA COMPAÑÍA DE DANZA QUE ESPAÑA MERECE

España es una nación que cuenta hoy con más de 45 millones de habitantes, un producto interior bruto que supera los mil millones de euros, un gasto medio por hogar en ocio y cultura equivalente a la media europea, con aportaciones significativas al arte universal de la danza y generaciones de geniales bailarines y coreógrafos de diversos estilos. Por estos evidentes motivos y otros no menos apreciables, merece y necesita una compañía de ballet conforme a su historia y a su realidad cultural y económica.

De titularidad pública para que sea el detonante de iniciativas artísticas y empresariales que desarrollen a la danza como el arte mayor que es y estimule, junto con otras artes escénicas, una industria dinámica y creativa.

Capaz de ofertar el amplio repertorio que sintonice con la pluralidad y el eclecticismo del público español. Por tanto, incluirá obras clásicas, neoclásicas significativas y aquellas modernas que sus artistas sean capaces de interpretar y crear con rigor y excelencia.

Deberá tener capacidad financiera y artística para hacer, al menos, dos producciones al año, bien de obras conocidas o estrenos.

Su funcionamiento estará regido por un código de basado en principios de eficacia, jerarquía, transparencia, y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho.

Tendrá, al menos, 70 bailarines profesionales y los maestros de baile, repetidores, cuerpos técnicos, administrativos y sanitarios que su funcionamiento requiera. Todo el personal de la compañía deberá seleccionarse en audiciones o concursos de méritos abiertos y públicos determinados por su código de funcionamiento.

La compañía tendrá una orquesta sinfónica de calidad excelente en consonancia con la compañía de danza.

Dispondrá de sede permanente en el Teatro Real con sus correspondientes temporadas de ballet que en un periodo de adaptación diligente incluya un mínimo de 100 funciones anuales. Además, deberá realizar giras en el territorio nacional y en el extranjero.

La Compañía tendrá capacidad para obtener todo tipo de recursos lícitos que coadyuven a su sostenibilidad y desarrollo, tales como: Patrocinios, mecenazgos, recursos publicitarios, prestamos financieros etc, con el doble objetivo de lograr una financiación equilibrada y mayor participación de la sociedad en su funcionamiento.

ACADT, 4 de julio de 2010.

LA INSTRUMENTALIZACIÓN DE LOS BAILARINES

No descubrimos la pólvora cuando decimos que la profesión de bailarín es vocacional aunque, quizá es conveniente reiterarlo para, partiendo de esta premisa, repasar el estatus de estos profesionales en España, tanto desde el punto de vista del reconocimiento laboral y social como del artístico.

El nacimiento de las vocaciones artísticas suele darse durante la infancia y la de los bailarines con mayor motivo puesto que, cuando aparece mas tarde, incluso durante la adolescencia, rara vez logran culminar en el profesionalismo.


Cuando un niño o una niña insisten libremente en acudir a una escuela de danza, sin importarles las dificultades que su aprendizaje implica, sobre todo en España donde la formación integral de los bailarines es inexistente, pensamos que la muchacha o el muchacho tienen vocación.

El gran problema luego es la formación, no por falta de escuelas sino por falta de horizontes y referencias. La pregunta de alumnos y padres es constante y angustiosa; ¿Donde acudir para lograr una formación sólida y la probabilidad de ejercer un da como bailarín profesional?

A pesar de las dificultades, algunos jóvenes bailarines logran culminar su sueño y, dependiendo del estilo escogido, consiguen contratos como meritorios, para unas cuantas funciones o incluso, tras destacar en una competición o un periodo de noviciado, logran un contrato con alguna de las pocas compañías profesionales estables. Es la culminación de la vocación y el comienzo de una profesión competitiva como pocas.

Sin duda siempre lo fue, la historia así lo describe, sin embargo, desde hace unas décadas, probablemente desde que el objetivo de excelencia fue trucado por el de la novedad y aleatoriedad, los bailarines pasaron de ser profesionales de prestigio a instrumentos de un arte minimizado por la ocurrencia y la moda del día. Ello es mucho mas evidente en aquellos estilos surgidos de la tabla rasa y el desdén hacia la técnica desarrollada por nuestros ancestros. Utilizamos adrede el concepto para señalar que, incluso la obamanía de moda no es compatible con cierta levedad ambiental: "I stand here today humbled by the task before us, grateful for the trust you have bestowed, mindful of the sacrifices borne by our ancestors".

Desde la deidad acordada a la bailarina romántica, hasta la proletarización actual de la mayora de los bailarines, dos son los hechos que han determinado ese cambio de condición: la mencionada relativización de la excelencia del Arte de bailar y la elevación del coreógrafo al rango de creador que, al fin y al cabo, es otra forma de divinización. En consecuencia, los derechos del autor han sido ampliamente reconocidos y, el anterior equilibrio entre autor e intérprete se ha ido desnivelando a favor del primero. Al mismo tiempo, la concentración de las potestades como coreógrafo, director y, en no pocos casos, propietarios o usufructuarios de compañías de danza, han supuesto una concentración de potestades a todas luces excesivas.

Esta realidad es matizada en los países y compañías donde existen estructuras profesionales consolidadas así como en los casos donde la importancia del bailarín es potenciada por necesidades comerciales o de imagen. Por supuesto, cuando no hay presión comercial alguna, pues llueva o nieve los honorarios del director están garantizados o cuando la vanidad supera a la hacienda, la instrumentalizacin del bailarín es un hecho.

El bochorno sentido por algunas manifestaciones y noticias recientes respecto a los enormes sacrificios de varios de nuestros insignes directores-coregrafos, "por mis bailarines" cuando nunca, en décadas, esos bailarines han acudido a una de sus ruedas de prensa para explicar sus aportaciones como intérpretes coautores de las coreografas de los insignes sacrificados, sobrepasa con creces la paciencia de cualquiera que conozca un poco lo ocurrido. Ya esta bien, un poco de respeto hacia los bailarines y hacia el público que les paga sus honorarios.


En los últimos meses en España los bailarines han sufrido demasiados desafueros como para permanecer impasibles ante las maniobras y ganancias hechas en su nombre. Probablemente, si estuvieran organizados algunas se hubieran evitado pero, como no están, desde aquí les alentamos a informarse e intercambiar experiencias. A pesar de las apariencias, ni caudillos ni padrecitos os harán artistas. La libertad y el  esfuerzo son vuestras auténticas bazas.

Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore. Abril de 2009

Perspectivas ante el 2009

La broma más recurrente de esta nochevieja, sobre todo en los sms, ha sido desear un próspero año 2010 ante los augurios de un año de profunda depresión económica. No obstante, parece conveniente que, aprovechando la llegada del nuevo año, hiciramos un somero repaso de los tres pilares que fundamentan la danza profesional en España: Las ayudas directas del estado, las condiciones de mercado y la formación profesional.

Aunque los estudios realizados sobre la actividad de las Artes Escnicas en épocas de depresión económica en pases como EE.UU. o el Reino Unido señalan mejores resultados que el resto de la economía, las caractersticas peculiares de la actividad en España invitan a la prudencia con cualquier comparación.

La gran dependencia que del estado tiene el sector y las caractersticas estructurales de esa dependencia, ligada a tres o cuatro niveles administrativos que desde el INAEM hasta el ayuntamiento significan cuatro entes estancos con escasa permeabilidad y difcil coordinación suponen, en épocas de dificultades económicas, un serio obstáculo para el desarrollo de una actividad que, como la danza, exige una planificación precisa.

Si contemplamos las reformas y los objetivos del INAEM, una parte considerable va dirigida a la renovación de usos y costumbres de la casa, que sonrojan al más condescendiente, y la otra se dirige al aumento del control del gasto, sobretodo,   respecto a las subvenciones. Ambos objetivos han sido presentados con el acompañamiento trompetero con que suele engalanar nuestra administración estatal cualquier noticia.

Así ha sido también en este caso. El titular, desde luego, es prometedor: "De la cultura de la subvención a la cultura de la viabilidad".


Estamos de acuerdo con el principio de que los fondos públicos no pueden servir para incrementar patrimonios privados. Que ocurra es, sin duda, una dejación de las obligaciones del estado respecto a la custodia del patrimonio común y, debemos asumirlo, una prueba de la falta de nervio cívico de nuestra sociedad. Para evitarlo, el INAEM pretende que las subvenciones a la producción cubran solamente el dficit de explotación, por lo que, en el caso de que el subvencionado logre beneficios por su explotación, deber devolver al estado el total o la parte proporcional que corresponda de la subvención obtenida.

Dejando de lado las dificultades burocrticas y legales que la puesta en marcha de este sistema encierra y aceptando que parte de principios más justos que la arbitrariedad actual, ya que la experiencia de los últimos quince años demuestra que las ayudas y subvenciones directas a fondo perdido, independientemente de los resultados que esas ayudas generen, lejos de estimular las iniciativas y actividad del sector las adormecen e instalan en la mediocridad del reparto agradecido al poder. Como ya describimos en nuestra propuesta por una ley de Artes Escnicas, apostamos por un sistema mixto: Ayudas para la creación de nuevas compañías  e iniciativas ajustadas a un pliego de condiciones riguroso y condicionado a un plazo de entre 2 a 4 años, y ayudas a la producción reintegrables para las compañías consolidadas.

No se trata de inventar la pólvora sino de aplicar aquellos sistemas que han demostrado ser más justos y eficaces en muchos países. Parece surrealista, por no decir algo más grueso, que tras tantos años de monipodio e ineficacia, tengamos que insistir en la evidencia de que las ayudas reintegrables estimulan la actividad y viabilidad empresarial mientras que, tanto el sistema propuesto por el INAEM, como las subvenciones directas a fondo perdido incentivan la galbana y la irresponsabilidad.

Naturalmente que las condiciones para obtener subvenciones y ayudas del estado deben ajustarse a baremos de calidad (la calidad es objetivable digan lo que digan los relativistas interesados) viabilidad de los proyectos, garantías profesionales y el interés público. Y sobre estos principios, se deben hacer los pliegos de condiciones y constituir las comisiones de evaluación compuestas por personas de prestigio probado, que cumplan las normas de incompatibilidades y conflictos de interés que garanticen la máxima objetividad.

No se puede concluir este apartado sin mencionar sucintamente el problema que la diversidad de ventanillas y el correspondiente desbarajuste y fragmentación, en todos los órdenes, significa. Verificar los resultados que estos problemas engendran asusta al más optimista. Ejemplos contundentes hay para dar y tomar; el estado del Palau de les Arts de Valencia o la situación de la danza en Cataluña son solo pequeñas muestras de una situacin límite y, sin embargo, generalizada.

Esta insostenible situación que sobrepasa la coyuntura de crisis económica, debe ser enmendada mediante la instauración de mecanismos de coordinación y control, que estimulen la cooperación y desactiven el proteccionismo localista vigente.

Que el llamado sudoku de la financiacin autonómica se pretenda resolver mediante la concesión de parte de los impuestos centrales es, de hecho, una arlequinada de corto recorrido, cuando es evidente la disminución de la recaudación tributaria. Por lo tanto, digan lo que digan, en 2009 habrá menos dinero público disponible.


LAS CONDICIONES DEL MERCADO

Un artículo no es el mejor medio para profundizar en las características sociológicas que motivan al público a acudir al teatro para contemplar un espectáculo en vivo pero, a pesar de ello, conviene recordar que los factores de calidad de la oferta, la persistencia y coherencia artística de los espectáculos, el cuidado del público y su estatus social, la promoción adecuada y consistente de las obras, el estímulo a la admiración por el Artista relevante y, en fin, el cuidado y atención al público en los teatros, mediante ofertas estimulantes a su asiduidad y apoyo, deberán ser los principios fundamentales que guiaran a los profesionales del sector.

Es obvio que estos principios, no se tienen en cuenta en la mayora de los teatros y espacios escénicos españoles. Si además de la falta de estrategias estimuladoras de la afición, se añaden, la desordenación entre las redes teatrales, la escasa atención de los programadores institucionales hacia la danza, los despropósitos burocráticos de los criterios de programación de muchas redes, la escasez de funciones de la mayora de los teatros y espacios escénicos de titularidad publica que, cuantitativamente significan el 80% de la capacidad instalada y, para rematar, la previsible reducción generalizada de los presupuestos culturales, nuestro mercado queda reducido a la mínima expresión.

Por otro lado, mientras que los cachés oficiales para espectáculos de danza se han ido reduciendo durante el pasado año y la reivindicación de implantar compañías residentes en los teatros públicos choca con intereses espurios, los cachés millonarios para algunos directores de orquestas y teatrales demuestra la desfachatez de algunos discursos solidarios.

Excepto la ecléctica oferta de los musicales y algunos huecos que dejan las compañías de ballet del este en los teatros privados que todava resisten en las grandes ciudades, queda como lúgubre fondo el síndrome de Warhol que provocan los realities de danza.

La catastrófica situación actual exige reformas estructurales profundas urgentes so pena de contemplar como la danza se va hundiendo aun mas.

FORMACIN PROFESIONAL

La formación integral y articulada de los bailarines (se entiende que con proyección profesional) que permita al alumno cumplir las etapas docentes en el mismo centro sigue siendo la asignatura pendiente en la formación de los bailarines españoles. Si ello es un grave inconveniente en los casos de las escuelas privadas, es inaceptable para los conservatorios oficiales, sobre todo para los grados elemental y medio.

Tras la ensima reforma educativa no parece probable que los responsables políticos de las dos administraciones (central y autonómica) entiendan algún da las particularidades de la formación profesional de los bailarines y coreógrafos. No es extraño cuando nos costa que los ministros y consejeros del ramo ni siquiera se molestan en contestar las cartas y sugerencias de sus consejeros. Tampoco sera una tarea colosal que, algún da de estos, se informaran sobre lo que hacen los pases serios al respecto.

Como mero repaso y sugerencia podemos indicar las características y objetivos mínimos que los centros de formación de bailarines deben tener:

1. Un riguroso control de acceso de los estudiantes como condición previa para lograr el objetivo principal del centro; la formación de bailarines profesionales.

2. Profesores con probada experiencia como bailarines y docentes para las asignaturas prácticas.

3. Formación integrada profesional incluyendo el bachillerato artístico en el mismo centro.

4. Vinculación contractual entre los centros formativos y compañías profesionales de danza en sus diversos niveles y estilos.

5. Especialización de los centros superiores orientados en el reciclage profesional de los bailarines hacia las profesiones derivadas como coreografía, docencia, dirección, etctera.

Otro aspecto nada balad es el distanciamiento que debe haber entre la formación profesional y la formación general. Es obvio que la danza debe ser, como hoy es la música, una asignatura iniciadora de la cultura dentro del bachillerato, asignatura que debera ser impartida por profesionales.

Desconocemos los trabajos de los Consejos de Danza formados recientemente, pero esperamos con interés sus trabajos y propuestas para difundirlas y estudiarlas debidamente.

ACADT 2 de enero de 2009.


Si podemos celebrar el da de la danza

Redactado para el día de la danza 2008

Las motivos por los que el maestro ruso Piotr Gussev sugirió en 1982, al Comité Internacional de la Danza del Instituto Internacional de Teatro (ITI-UNESCO), instituir el día Internacional de la danza el día del nacimiento de Jean Jacques Noverre fue, principalmente, para trasmitir el mensaje universal y reflexivo del impulsor del ballet de acción, es decir, "sustituir los espectáculos de mera pantomima en acción dotando a la danza de un motor dramático".

Desde entonces, cada cual celebra este da como mejor le parece aunque, debe de tener alguna explicación la gran diferencia que hay entre; la oficialización de los mensajes y ceremonias en algunos pases y la indiferencia de otros, sobretodo si se observa que no hay una relación directa entre las ceremonias oficiales u oficiosas y el florecimiento real de la danza.

Aprovechar un día, para celebrar y reflexionar acerca de la danza puede ser tanto lúdico como práctico. Para lo primero, lo mejor es bailar o acudir a buen espectáculo de danza. Para reflexionar, la receta preventiva de los grandes pensadores es fomentar la actitud critica ante lo establecido. Es así como probablemente mejor enlacemos con la propuesta de Piotr Gussev pues, es difícil encontrar en la historia de la danza, una mente con mayor capacidad critica y, al mismo tiempo, innovadora como la de Jean Jacques Noverre.

Los bienintencionados y lineales mensajes oficiales tienen poco peso a la hora de plantearse las diversas dificultades que la danza como arte, profesión y parte fundamental de la cultura española, padece en nuestro país. No estamos hablando de abstracciones colectivas, se trata de personas de carne y hueso que identificamos como artistas, maestros, productores, investigadores y público aficionado que, como ciudadanos, encuentran dificultades mayores a las de otros conciudadanos con otras profesiones o inquietudes, para ejercer su profesión o desarrollar su creatividad y su cultura.

Y estas dificultades, cuando no son consecuencia de unas condiciones generales desfavorables, sino que afectan a unos ciudadanos mas que a otros, en Román paladino se llama discriminación. En la medida en que el estado no es capaz de subsanar esta situación ni parece que, en estos momentos, sea una de sus prioridades, los ciudadanos concernidos por el problema tienen la obligación ética ciudadana de buscar y proponer soluciones.

El debate sobre como mejorar la situación de nuestra danza, sobre todo para los estilos menos apoyados institucionalmente como la danza tradicional española y la clásica, se divide entre aquellos, entre los que se encuentran los miembros de nuestra Asociación, que consideran indispensables unos cambios estructurales a nivel nacional  y los que creen, como el actual Ministro de Cultura, el director del INAEM y algunos profesionales, que algunos cambios en las formas son suficientes.

Decir que el tiempo dar la razón a quien la tenga, además de perogrullada es una cínica desvergüenza. El tiempo, en este como en tantos casos, corre en contra de los individuos cuya situación profesional, en estos momentos, es difícil y sin perspectiva de mejora. Pese a estas dificultades, es evidente que la disyuntiva, con ser complicada, invita mas a la acción concertada para cambiar las cosas que al ensimismamiento o al salvase quien pueda. El optimista eslogan del norteamericano Barack Obama Yes we can puede constituir un buen resumen del viejo refrán castellano; El que la sigue la consigue o nuestro SI PODEMOS!.

LECTURAS RECOMENDADAS

“Una Ley de Artes Escénicas”

Es un estudio impulsado por la Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore, basado en la recopilación de datos, la indagación sobre indicadores de rendimiento y el examen de la realidad de las artes escénicas en España.
 El contenido de la obra se divide en dos grandes bloques que llevan los títulos Antecedentes y Propuesta de Texto Normativo: Ley de Artes Escénicas. Ambos bloques, pese a ser muy diferentes entre sí, están íntimamente relacionados. Mientras el primero se divide en diversos apartados que tratan sobre temas relevantes acerca de la problemática del sector, el segundo contiene la Propuesta de Ley de Artes Escénicas que da título a la obra.


Suelos de danza y riesgos laborales

Mejorar la salud de los bailarines, su rendimiento y evitar lesiones mediante la investigación y desarrollo de métodos preventivos y curativos basados en las evidencias de la ciencia médica. 
El logro de estos objetivos será un avance significativo para el Arte de la danza en España en todos sus aspectos; los que afectan profundamente la vida de los bailarines, la disminución de bajas de accidentes, la consecuente reducción de los costes de seguros, la mejora de la eficiencia de las compañías de danza y el desarrollo del sector en general

Descarga suelos de Danza en pdf






	  
      ACADT                   
                        ACADT


La Asociación Cultural Amigos de la Danza Tepsícore está inscrita en el RGA, grupo 1, sección 1, Número Nacional: 586287