El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Este foro que titulamos recordando la obra inmortal de Hesiodo, se propone como un instrumento para incrementar la información sobre temas de carácter laboral de la danza.

Moderador: Petronio

Reglas del Foro
Resumen de las reglas del foro
Los administradores y moderadores de este foro podrán retirar lo textos remitidos que contravengan la legislación vigente. Además, no se permiten noticias ni comentarios sobre ciudadanos que conciernan a su ámbito privado. Todos los mensajes publicados en este foro expresan las opiniones de cada uno de sus autores y no la de sus administradores, moderadores o el webmaster.

El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Notapor Vigano » Mié Mar 13, 2013 8:24 pm

Publico este mensaje en esta sección del foro por tratarse de un asunto que concierne al hercúleo quehacer de los bailarines. Uno de los blogs de danza que sigo por la calidad de sus escritos y los principios que le animan tiene el llamativo nombre “Le danseur ne pèse pas lourd dans la balance” (el bailarín no tiene gran peso en la danza) escrito por la bailarina de danza moderna Catherine Viau. http://ledanseurnepesepaslourd.com/

Catherine pretende con su blog: «… crear una comunidad de la danza que situé al bailarín en el centro de atención. Una comunidad donde el intérprete capte la oreja tanto como la mirada. Un lugar donde sea escuchado y se “sienta artista” al mismo nivel que sus colegas coreógrafos».

A finales de febrero el bailarín, coreógrafo y sicólogo David Pressault, cuya tesis en la UQAM se tituló : Éros et Pouvoir : Regards Jungiens sur les situations d’abus de pouvoir entre chorégraphes et danseurs contemporains (Eros y poder : Miradas Juncianas sobre la situación de abuso de poder entre coreógrafos y bailarines contemporáneos) ha publicado en el mencionado blog un sintético artículo titulado: “Abus de pouvoir en danse (un problème complexe”) – El abuso de poder en la danza (un problema complejo).

Como buen quebequense, Pressault no se anda por las ramas y arranca con contundencia: «Esta investigación, como la de Rayner, Hoel y Cooper (2002) muestra que el abuso de poder en el mundo de la danza es cotidiano, aunque se vive de puertas adentro. El muro de silencio mantenido sobre esta realidad explica por qué el problema nunca ha sido planteado ni examinado, perpetuando así la omertá. Es el gran desequilibrio de poder entre el coreógrafo y bailarín en gran medida responsable de la perpetuación de los abusos de poder. Durante los cuatro años que pasé trabajando en esta tesis, he tenido muchas ocasiones para abordar el asunto de manera informal con los bailarines. Sus reacciones nunca fueron de sorpresa, sino más bien una comprensión inmediata de mis comentarios, dándome la bienvenida con frecuencia con frases como esta: "Sobre abuso de poder, yo puedo contarte mucho».

Pressault reconoce el trauma que le produjo, como bailarín y coreógrafo, la constatación de que los bailarines profesionales sufrían en silencio el abuso de poder. Como psicólogo propone que el mero hecho de nombrarlo (denunciarlo) supone encararlo. Enseguida, al preguntarse si los bailarines tienen miedo a "tomar su lugar", a decir, a asumir la responsabilidad de hablar con libertad en su entorno profesional y en los medios de comunicación, y realizar acciones dirigidas a mejorar sus estatus profesional, reconoce que la raíz del problema se encuentra en su formación y al Eros necesario para practicar su arte todos los días.

Las propuestas de Pressault para cambiar la injusta situación se dirigen, en primer lugar, a los maestros de danza, recogiendo las recomendaciones de Buckroyd respecto a un mayor dialogo entre el maestro y el aprendiz.

El segundo objetivo es la relación entre los directores artísticos de las compañías y los bailarines, constatando que los primeros no tienen mucho que ganar escuchando a los segundos. El intento de resolver esta contradicción mediante la terapia desarrollada por Jung de auto-reconocimiento e introspección individual me parece bien intencionado aunque ajeno a los múltiples intereses cruzados que una compañía de danza, sobre todo una compañía de ballet con más de 50 bailarines, encierra.

Pero donde Pressault acentúa las medidas correctoras es en el ámbito profesional del sector, el “sistema” que en Canadá está formado por los Arts Councils, a quien reclama un control deontológico además de financiero (de las subvenciones a las compañías y artistas) y a las organizaciones corporativas y sindicales. Además, reclama acciones concretas; seminarios, conferencias, planes de estudio, etc. basados en los siguientes requerimientos:
1. Concienciar a los coreógrafos acerca de sus responsabilidades en el ejercicio de su poder y en sus relaciones con los bailarines.
2. Ayudar a bailarines identificar situaciones de abuso de poder y acoso en el lugar de trabajo y darles las herramientas disponibles para utilizar cuando son víctimas.
3. Aprender a manejar el estrés emocional y la creación de contenido las situaciones y los resultados, tanto para los bailarines como coreógrafos.
4. Enseñar a los bailarines cómo desarrollar y mantener una autoestima saludable en un trabajo tan difícil como la danza.
5. Desarrollar campañas informativas en los medios de comunicación y organismos anejos para mejorar el reconocimiento de los bailarines en el ámbito público.


Aunque algo tarde, es dichoso que sea un bailarín y coreógrafo de danza “contemporánea” el que levante la perdiz del abuso de poder contra los bailarines y señale causas y posibles desagravios. Sin embargo, sería conveniente ampliar el campo de visión y señalar otros aspectos colindantes, por ejemplo; el ninguneo sistemático de los bailarines en la difusión de la danza moderna (no tanto en la danza clásica) el falso igualitarismo en compañías donde el único protagonista es el coreógrafo, star system vs colectivismo anónimo de los bailarines, las presiones andróginas de no pocos contra muchas bailarinas y las enfermedades que ello produce, etc. Una imponente pero necesaria tarea que pienso seguir.
Vigano
 
Mensajes: 909
Registrado: Dom Mar 16, 2008 10:50 am

Re: El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Notapor Esperanza » Mié Abr 10, 2013 12:30 pm

No se si será este hilo el más adecuado para comentar lo que pienso pero tengo la impresión que por ahí fuera se está produciendo una rebelión de los bailarines para recuperar su peso en la balanza. Las denuncias de Marina Abramovic, de los canadienses y de otros muchos bailarines no me parece una casualidad. Por desgracia son todavía pocos y aquí solo se producen protestas esporádicas como la de los despidos de Ballet de Teatres que luego no se traducen en un movimiento organizado. Pero si la cosa avanza en otros países es probable que nos contagien. ;)
Esperanza
 
Mensajes: 296
Registrado: Dom Jun 01, 2008 11:03 pm

Re: El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Notapor Vigano » Mié Abr 10, 2013 11:42 pm

Aunque aquí solo nos lleguen noticias sueltas, en los últimos meses parece que el “start system” de los bailarines en Rusia, sin duda hoy el más potente, ha generado una serie de noticias que han revitalizado resonancias en los medios de comunicación y redes sociales de otros países, sobre todo en el Reino Unido y EEUU. No todo ha sido positivo, la agresión a Sergei Filin ha mostrado la ferocidad de la lucha sin cuartel del divismo desmedido. Sin embargo, los fichajes de ‘Osiliev’ (la pareja Osipova y Vasiliev) por el Royal Ballet o la nueva desaparición de Sergei Polunin pocos días antes del estreno, están mostrando que los verdaderos protagonistas ante el público, los que llaman su atención, los que venden entradas de ballet, son los bailarines.

De todas formas, tengo la impresión que las circunstancias económicas y la crisis creativa pueden estar requilibrando la balanza pero, no es menos cierto que de prolongarse la falta de obras importantes de danza se producirá un retroceso de la danza como arte.
Vigano
 
Mensajes: 909
Registrado: Dom Mar 16, 2008 10:50 am

Re: El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Notapor Vigano » Dom Abr 28, 2013 6:19 pm

La bailarina Daria Pavlenko ha denunciado el sistema retributivo de los bailarines en el Mariinsky. Lo ha traducido del ruso al inglés Ismene Brown y publicado en su blog
http://ismeneb.com/ismeneb.com/Blog/Ent ... cture.html

No deja de ser macabro que el sistema heredado de la época soviética fije unas diferencias salariales enormes e instaurara el productivismo insano. Los bailarines del cuerpo de baile cobran un sueldo esquelético de £300 al mes y deben recurrir a bonos de rendimiento según una escala para diferentes números y ballets. Por ejemplo: bailar de cisne en el lago de los cisnes supone una remuneración extra de £62. Si un bailarín no está lesionado pero no es casteado tiene que subsistir con el sueldo pelao.

Las cartas de denuncia del sindicato al Ministro solo demuestra que el intervencionismo del poder político genera batallas que nada tienen que ver con el arte de danzar. La podredumbre de las luchas de poder se contagia al arte.
Vigano
 
Mensajes: 909
Registrado: Dom Mar 16, 2008 10:50 am

Re: El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Notapor Moure » Sab Sep 26, 2015 1:45 am

Hola a todos, vuelvo a aparecer después de una larga ausencia por el foro, y aparezco en este hilo porque me interesa renovar este debate del que seguro que todos sabéis bastante.
Y me gustaría hablar del papel del profesor en la educación y formación de bailarines ya que hoy me han contado algo relacionado con este tema y no podía dar crédito. Creía que habían quedado atrás los años en que los profesores de danza podían tratar a los alumnos sin ningún respeto, insultandoles, por supuesto sin decir ninguna palabra malsonante, con la "¿buena intención de motivarles?".
¿Qué motivación o inspiración puede recibir un niño de un maestro que solo gasta saliva en menospreciarle?
Ser profesor es una gran responsabilidad y debemos de ser conscientes de que muchas palabras de las que decimos influyen en nuestros alumnos, debemos ayudarles a crecer, reforzar sus puntos fuertes y limar sus fallos, usando nuestra inteligencia para guiarles no para hacerles sentir que no valen nada. Les tenemos que guiar en su camino, no sólo como profesionales, si no como personas.
Y al hilo de esto me pregunto cuál debería ser el papel de los directores de las escuelas cuando observan estos comportamientos y del resto del equipo docente, de los compañeros de clase.
No quiero poner en cuestión la profesionalidad de los docentes ya que por suerte estos comportamientos se dan solo en casos aislados, pero creo que todos deberíamos plantearnos si se puede consentir ni un solo caso de este tipo.
Y con esto abro la primera rodaja del melón porque por lo que estoy viendo en España aún nos queda mucho melón por abrir.
Moure
 
Mensajes: 131
Registrado: Lun Mar 17, 2008 12:07 am

Re: El abuso de poder en la danza, un problema complejo

Notapor Rosario » Mar Sep 29, 2015 7:37 pm

Muchas gracias Moure por tratar este tema aquí.
Yo también pienso que casos como el que comentas van quedando atrás, pero lamentablemente no todo lo rápido que deberían.
El abuso de poder, sea el que sea, y por el motivo que sea, es muy grave e intolerable. Nos preguntas cuál sería el papel de la dirección de las escuelas de danza en estos casos, y no creo que haya otra respuesta que impedir a toda costa que esos comportamientos se repitan. Por parte de los padres, si los alumnos son menores, se debe estar muy vigilante acerca del bienestar y la felicidad que manifiestan los niños respecto de sus clases de danza, porque el daño que reciben si se encuentran con un profesor de este tipo es enorme. Es posible que un niño o un joven adolescente mantenga su autoestima a flote si en el colegio le dicen que es un desastre en matemáticas o en inglés, por ejemplo, pero será casi imposible que no le afecte que le digan lo mismo en las clases de danza. Cuando te evalúan en danza, y debe ser lo mismo en cualquier otra disciplina artística, es a ti mismo al que evalúan, pues todo lo que tú eres lo pones al servicio de la danza. Si te menosprecian cuando bailas, sientes que te menosprecian como persona, mientras que si no hay forma de que te "entren" las raíces cuadradas, por poner otro ejemplo, como mucho dirás: "yo para las matemáticas no valgo" y a otra cosa mariposa.

Y, como muy bien dices, los maltratos jamás pueden responder a una buena intención. La motivación en las clases está a años luz de las comparaciones y los desprecios. Hemos de comprender de una vez por todas que la exigencia, completamente necesario en las clases de danza, no tiene nada que ver con la falta de respeto al alumno.
Rosario
 
Mensajes: 574
Registrado: Dom Jun 27, 2010 10:34 pm


Volver a Los Trabajos y los Días

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron