arabesque

 ASOCIACIÓN CULTURAL AMIGOS DE LA DANZA TERPSÍCORE

Para el estudio y la divulgación del Arte de danzar


arabesque
Facebook
English FrenchGerman ItalianDutch RussianJapanese KoreanChinese Simplified

Traductor Automático


Twitea Facebook

Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore


ENLACE AL ESTATUTO DEL BAILARÍN

DESCARGA EL ESTATUTO DEL BAILARÍN EN PDF

Estudio sobre prevención de riesgos laborales en los suelos de danza
"Una Ley de Artes Escénicas para España" en libro

"Una Ley de Artes Escénicas para España" es un estudio impulsado por la Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore, basado en la recopilación de datos, la indagación sobre indicadores de rendimiento y el examen de la realidad de las artes escénicas en España.

Nuestra propuesta incluye una estrategia regeneradora que aliente la participación social y el mecenazgo, sobre la base de la imprescindible acción estimuladora del estado, a través de órganos independientes y transparentes que garanticen la seguridad jurídica.

ENLACE AL LIBRO "UNA LEY DE ARTES ESCÉNCICAS PARA ESPAÑA


Carta abierta de la Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore a:

Celia Mayer Duque, Concejala Delegada del Área de Gobierno de Cultura y Deportes de la Villa de Madrid

Ilustrísima Concejala:

El motivo de esta carta es hacerle algunas consideraciones sobre un sector de la cultura y las artes que padece en España y, en consecuencia, también en Madrid, incomprensiones y falta de reconocimiento por parte de las administraciones públicas, cuyas secuelas se evidencian en falta de oportunidades laborales, depresión y baja autoestima de sus artífices junto con la pérdida de aficionados y público. Nos estamos refiriendo a la Danza.

Le aclaramos de antemano que no pretendemos apelar en esta carta a los artículos 29 y 44.1 de la Constitución Española ni a la Ley Orgánica 4/2001, por entender que los conoce y, sobre todo, porque lejos de reclamar, nos atenemos al programa de Ahora Madrid que dice «garantizar la participación plena y equitativa» de los ciudadanos. Comprenderá, por tanto, que el verbo tutelar empleado en el mencionado 44.1 de la Constitución, nos provoque desazón. Incluso por lo leído en el programa electoral de su organización y escuchado a sus líderes, tenemos la impresión que Usted tampoco debe estar de acuerdo con que el estado tutele nuestra cultura. Al menos es lo que deducimos del capítulo 3.4.2. de su programa electoral: «Democratización de la cultura. Crear una Concejalía de Cultura, independiente de otras áreas, como turismo y deportes, y dotada de un presupuesto suficiente, y adaptar los órganos de gobierno de las artes existentes a una gestión transparente y democrática». Página 34 del programa municipal

Por supuesto, tampoco está en nuestro ánimo reprocharle que la concejalía que dirige siga aunando cultura y deportes, al fin y al cabo, la multiplicación de negociados no garantiza mayor eficacia. El asunto principal que impulsa esta misiva es llamar su atención sobre las barreras que impiden el florecimiento profesional del arte de danzar en España, aunque centrándonos en las trabas que concurren en Madrid.

Podríamos extendernos intentando exponer, mediante los típicos catalizadores, singularidades y reconfiguraciones, las potencias del arte de la danza para estimular el pensamiento creativo y crítico de artífices y ciudadanos, además de sus demostrados atributos pedagógicos y terapéuticos. Incluso nos apetecería evocar las diversas reivindicaciones de los artífices de la danza, sus distintas opiniones sobre la función del arte y el artista, la dialéctica entre diferenciación o tradición académica, cuya consecuencia no es solo el eclecticismo estilístico sino también la necesidad de medios y espacios específicos que abarcan desde el arte de calle, a las salas y teatros con medios, versatilidad y aforos adecuados a sus propuestas y a sus espectadores.

Sin embargo, por mor integrador preferimos señalar que por conocimiento directo o por sus manifestaciones, la inmensa mayoría de bailarines y coreógrafos quieren profesionalizar su vocación igual que el médico, el arquitecto o el cineasta. Esta justa aspiración es asumida con vehemencia por los artífices de la danza cualquiera que sea su ideología o estilo de vida. Por desgracia, distinguida Concejala, los datos e informes sectoriales demuestran, desde tiempo inmemorial pero mucho más durante el último lustro, que cada día son menos los profesionales de la danza residentes en Madrid que encuentran en las artes escénicas su medio de vida. De hecho, el número de bailarines que viven en situación de riesgo vital y tienen que, por ello, abandonar su vocación es muy superior a los que logran profesionalizarse.

De ser cierto el aserto que asegura que es la existencia social de la persona quien determina su conciencia, la conciencia emanada del trabajo alienado o el paro que sufren la mayoría de los artífices de la danza en España, al no poder expresarse y comunicar su arte a la sociedad, quien seguramente mejor lo expresa es César Vallejo en su poema «Parado en una Piedra».

Como sabe, el hecho teatral solo es posible cuando artistas: actores, músicos, cantantes o bailarines, realizan la ceremonia de la representación de una obra frente al público, en el correspondiente espacio simbólico establecido por la sociedad. Aunque una función de danza puede realizarse en cualquier espacio público, las características técnicas, los requerimientos físicos del arte de danzar y la prevención de riegos de lesiones de los bailarines, precisan los suelos y escenarios adecuados que, en general, proporciona el teatro.

En Madrid, desde antes de la crisis económica, el cierre de teatros públicos y privados es continuo y sin visos de frenado. Si bien es cierto que como consecuencia de la crisis se han establecido micro-salas de teatro, donde la sombra de la precariedad y el amateurismo es evidente, dichas salas y otros centros culturales surgidos desde diversas visiones sociales, suelen ser inadecuados para la danza profesional por carecer de espacio escénico suficiente y los mencionados requerimientos técnicos.

Desde principios de siglo hasta hoy, se han cerrado en Madrid 14 teatros históricos y muchas salas más de uso polivalente con espacios escénicos suficientes para representar obras de danza o ballet. La proporción del desastre es tal que no son pocos los madrileños que designan a Madrid como el cementerio de teatros.

La causa de los primeros cierres fue achacada a la vetustez, por lo que se divulgó que serían rehabilitados. Sin embargo, solo el Teatro de la Comedia propiedad del INAEM, tras 13 años cerrado, parece que reabrirá el próximo otoño. La mayoría fueron transformados en tiendas, discotecas o gimnasios, mientras que el resto permanecen cerrados a cal y canto hasta que sean declarados en estado ruinoso, para luego demolerlos y construir en su lugar shopping malls.

Esta triste realidad es aún más hiriente cuando se comprueba que los teatros de titularidad pública cerrados siguen la misma senda de elefantes. Si el cierre del Teatro Albéniz en 2009 fue escandaloso, desde nuestro punto de vista lo es más el del Teatro de Madrid, prácticamente el único en Madrid dedicado a la danza, propiedad del Ayuntamiento madrileño, inaugurado en 1992, cerrado en 2011 por evidente deterioro de sus instalaciones y hoy en alarmante proceso de ruina.

Aunque la Comunidad de Madrid justificó el cierre del Albéniz apelando a la inauguración de los Teatros del Canal y el Ayuntamiento hizo otro tanto respecto al Teatro de Madrid con la inauguración del Matadero, la realidad y los datos, por ejemplo; los anuarios de la SGAE, muestran que el coctel infernal conformado por el cierre de teatros, la reducción de la inversión pública, la crisis y la subida del IVA, ha producido que la oferta de espectáculos de danza haya sufrido en Madrid una caída abismal en todos sus géneros. Desastrosa en el ballet clásico y el flamenco y escalofriante para la danza contemporánea y la danza clásica española.

Con razón, nos puede responder que Usted no es responsable de esta situación e incluso que las políticas del Consistorio, por limitadas, solo lo son parcialmente. Sin embargo, entendemos que desde hace unas semanas sus decisiones primero y las decisiones que tome el equipo de gobierno del Ayuntamiento de la Villa de Madrid al que pertenece, pueden mejorar o empeorar esta lamentable situación.

También puede Usted alegar que los recursos de su área son escasos y las necesidades muchas, seguramente, pero también es cierto que las prioridades deben justificarse por la justeza de las necesidades y no, como Ustedes bien denuncian en su programa, por las políticas clientelares. Así, tras repasar el presupuesto vigente de su área y compararlo con el de los correspondientes de otras ciudades y capitales europeas, debemos indicarle que el suyo no es, ni mucho menos, de los peores.

Por ejemplo, la Alcaldía de la Villa de París administra a 12 millones de habitantes y recibe más de 26 millones de turistas al año, además de concentrar la mayoría de la actividad cultural y artística de Francia, los datos de 2014 indican que atesora 353 teatros que realizan 26.676 funciones al año donde acudieron 5,7 millones de espectadores. La Direction des Affaires culturelles del consistorio Parisino y su Bureau du Spectacle dedica a la acción cultural 152 millones de euros repartidos entre diversas partidas. En el caso de las artes escénicas, su acción se divide en una partida dedicada a subvenciones a empresas públicas y privadas por un monto total de 8,5 millones y el resto se concentra en subvenciones a los teatros propiedad del municipio: El Châtelet con 17 millones anuales, el Théâtre de la Ville con 10 millones anuales, La Maison des Pratiques Artistiques Amateurs MPAA Auditorium Saint Germain con 1,5 millones y Le Théâtre du Rond-Point con 2 millones.

Mucho mejor lo tiene aún si se compara su presupuesto con el de Londres que administra una población de 8 millones de habitantes, recibe más de 17 millones de turistas al año, atesora 241 teatros y el record mundial de funciones anuales con 32.448, adonde acudieron 22 millones de espectadores. Estas cifras que colocan a Londres en la primera posición en las artes escénicas del mundo, lo consiguen sin que el Consistorio Londinense dedique un solo euro de su presupuesto a incentivar las artes escénicas. En realidad, las subvenciones estatales a la cultura y las Artes en el Reino Unido están canalizadas por los Arts Councils regionales, pero justo es reconocer que el Ayuntamiento Londinense establece ayudas a las artes escénicas mediante reducciones de tasas e impuestos, además de programas urbanísticos como, por ejemplo; Olympicopolis, donde, entre otros programas, se concede créditos y subvenciones para erigir el nuevo teatro Sadler’s Wells II.

Si en los ratios y comparaciones el Madrid de las artes escénicas no sale bien parado, como le anticipamos anteriormente, los recursos disponibles del presupuesto del Área que dirige, aunque confuso y necesitado de una mano de transparencia y lógica, no parece que un presupuesto de más de 130 millones de euros esté del todo mal. Así, la Dirección General de Actividades Culturales (programa 330) divido en cinco capítulos suma 58,4 millones de euros. De los cinco capítulos el 2, 4 y 7 tienen que ver con las artes escénicas Área de gobierno de 912.13 y el 334.01 con una partida de 7 millones el capítulo 4 con 1,2 millones se destina a pintorescas subvenciones nominativas. La “joya de la corona”, al menos respecto a recursos, es la sociedad mercantil Madrid Destino Cultura, Turismo y Negocio, S. A. que desde hace unas semanas Usted ha designado para dirigir a D. Santiago Eraso.

Con un presupuesto de 83 millones de euros, Madrid Destino Cultura, Turismo y Negocio, S. A. recibe de las arcas del Ayuntamiento Madrileño, es decir del erario obtenido mediante la recaudación de impuestos de los esforzados madrileños, entre palas, picos y azadones, Fondos Europeos FEDER y demás; 49.068.134 euros, cifra respetable que en los tiempos que corren, convendrá con nosotros que merece la máxima atención en cómo se gasta. Aunque las tareas de Madrid Destino son diversas, una de sus principales funciones es la gestión de los teatros propiedad del Ayuntamiento: Teatro Español, Naves del Español Matadero, Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa y Circo Price, así como los centros culturales: Centro- Centro, Intermediae, Medialab y Cineteca, del edificio del Palacio de Cibeles.

Seguramente, tanto Usted como D. Santiago Eraso, con quien compartimos en buena medida sus opiniones sobre la Democracia y acceso a la cultura, habrán tomado nota de algunos datos inquietantes de Madrid Destino, por ejemplo, que se obtengan más recursos del alquiler de espacios que de la taquilla, o que haya incentivos para los días de casi todo menos para el de la danza. En cualquier caso, me figuro que estarán manos a la obra para cumplir la función social de la empresa, mejorar la eficacia administrativa, poner en valor todo el potencial cultural y artístico latente y meter en marcha las herramientas para empoderar a los profesionales de la cultura y las artes.

Por los motivos expuestos, la Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore le ruega que tome en consideración algunas propuestas que exponemos sucintamente a continuación, con el objetivo de empoderar a la danza profesional, al tiempo que fomentar el interés y los valores intrínsecos del arte de la danza entre los ciudadanos y visitantes de Madrid:

I. Aumentar exponencialmente las funciones de danza en todos sus géneros y estilos en el Teatro Español, Naves del Español Matadero y el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa.

II. Rehabilitación integral y ampliación de aforo del Teatro de Madrid para convertirlo en el Centro Multidisciplinar de Danza de Madrid. En este centro se realizarían funciones de danza en todos sus géneros y estilos. Los recursos para lograrlo pueden constituirse mediante la colaboración público privada, patrocinios, aportaciones del Consorcio para la Rehabilitación de teatros de Madrid, el INAEM y diversas fórmulas de crowdfunding. Lograr en Madrid los cinco millones en que se presupuestó la rehabilitación de este teatro, no puede ser la excusa para abandonarlo hasta la ruina definitiva.

III. Crear el Festival de Danza de Madrid de carácter nacional e internacional, abierto a todos los géneros y estilos.

El entusiasmo que nos invade cuando imaginamos las iniciativas que pueden mejorar el estado de la danza en España, podría llevarnos a extendernos excesivamente o a realizar sugerencias insuficientemente meditadas, en consecuencia, concluimos esta carta agradeciendo de antemano su atención y quedando a su disposición para colaborar en aquellas cuestiones que considere oportunas respecto a la danza.

Atentamente.

Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore


  • Si eres una organización o un ciudadano y deseas adherirte a la carta mandanos tus datos:


  • Por favor escriba el código de seguridad TERPSICO en la casilla anterior.

Copyright © 1999 [Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore]. Reservados todos los derechos.

Le informamos que, conforme a lo establecido en la Ley Orgánica de protección de Datos (Ley 15/999) Ud. puede ejercitar los derechos de acceso, y, en su caso, de rectificación, cancelación u oposición respecto al tratamiento de sus datos mediante comunicación escrita dirigida a nuestra Asociación.






La Asociación Cultural Amigos de la Danza Tepsícore está inscrita en el RGA, grupo 1, sección 1, Número Nacional: 586287